Injecthor® - Tratamientos Preventivos
Protectores en Disolvente Orgánico

Son protectores más modernos que los anteriormente citados. Están constituidos por: Principios activos, normalmente compuestos orgánicos de síntesis.

Coadyuvantes

Productos que confieren diversas propiedades a los protectores a más de incrementar la fijación de los principios activos a la madera.

Disolvente

Aún cuando se emplearon en tiempos pasados productos muy diversos, tales como aceites vegetales y minerales, alcoholes, etc., actualmente se utilizan derivados del petróleo, diferenciándose hasta 4 tipos distintos en función de: temperatura de destilación, contenido en agua, peso específico, residuos no volátiles, etc.
Se comercializan en forma líquida y se aplican a la madera con sistemas superficiales o en profundidad mediante plantas autoclave y métodos de vacíopresión o vacío-vacío.
Desde el punto de vista de su utilización, se diferencian los de tipo decorativo (superficiales) y los normales. Los primeros tienen en su composición elementos biocidas y pigmentos de características antifotodegradantes, mientras que los segundos suelen presentar productos insecticidas, fungicidas y repelentes del agua.

Presentan, a igualdad de condiciones, un mayor grado de penetración que otros protectores pues los disolventes utilizados poseen baja viscosidad y no son polares.

Las principales ventajas que presentan, son:

  • No son deslavables por el agua. No hinchan la madera.
  • Tienen mayor penetración que otros protectores.
  • La madera impregnada se puede pintar o barnizar y si se utiliza el disolvente adecuado no cambia su propio color.
  • No son corrosivos a los metales en contacto.

Mientras que sus desventajas son:

  • Suelen tener una composición desconocida.
  • Durante la corta permanencia del disolvente en la madera, se incrementa la inflamabilidad de ésta.
  • El disolvente empleado es más caro que el agua de los hidrosolubles.
Protectores de la Madera en Forma Sólida y Gaseosa

En este apartado se agrupan los protectores que se presentan en forma de pastas, gases o sprays.

Pastas

Compuestos por materias activas y un aglutinante. Se suelen aplicar a la madera por procesos de difusión.

Como materias activas pueden tener: FNa, Dinitrofenol y Arseniato sódico. A1 introducirse el producto en la madera, parte del FNa y el Dinitrofenol quedan fijados, mientras que el resto de FNa y el arseniato reaccionan formando iones complejos tóxicos para los agentes patógenos de la madera.

En la reimpregnación de postes, en la zona de empotramiento en tierra, se aplican a la madera en bandas húmedas que se aprietan sobre ésta..

También se aplican a presión en orificios practicados en la madera. Entre los productos así utilizados, se pueden citar: Wykamol, Boracol 20, BoYacol 40 y Borester (de boro).

Gases

Ciertos gases biocidas se aplican a las maderas afectadas por organismos bióticos xilófagos, tras aislarlas del exterior. Se aplican, en el caso de madera atacada por insectos xilófagos en el momento del vuelo de los insectos perfectos.

Tienen un período de eficacia corto, y tras la salida de los gases de la madera, ésta queda sin protección alguna cara al futuro.

Presenta un cierto grado de complejidad su aplicación, lo que unido al corto período de permanencia en la madera hace que tengan un uso específico en nuestro país, preferentemente para maderas pintadas, tacadas, etc.

Las principales materias activas usadas en estos gases, son: Acido cianhidrico, Bromuro de metilo y de etileno, Cloruro de metileno, Oxido de etileno, Sulfuro de carbono y Divhlorvos.

Este último, se emplea situando bloques porosos con el impregnados junto a la madera, antes de comenzar a volar los insectos xilófagos, reemplazándose anualmente.

Sprays

Algunos protectores orgánicos se utilizan en forma de sprays, inyectándose a la madera en orificios previamente realizados en sus zonas afectadas. Entre estos productos, se puede citar, Xylophene.

Consideraciones sobre el Empleo de los Productos Químicos Protectores de la Madera

El empleo de los protectores químicos de la madera, concebidos de forma científica y aplicados con tecnologías adecuadas ha supuesto un gran incremento en su empleo. Así en países tales como USA y Tapón, se tiene:

us.a (1990).- Hidrosolubles . . 74,7%; Creosotas . . 15,9%. Retardantes del fuego . . 1,4%. En disolvente orgánico . . 8%.

  • JAPON (1990).- Se tratan de 450.000 m3, de madera empleando productos hidrosolubles tipo CCA y en menor cuantía productos en disolvente orgánico.
  • ESPAÑA (1998).- En nuestro país se tratan casi 100.000 m3 de madera distribuidos de la siguiente forma:
    • 31.200 m3 con protectores hidrosolubles, generalmente de madera en rollo.
    • 45.000 m3 con protectores orgánicos naturales, creosota normalmente.
    • 19.000 m3 con protectores en disolvente orgánico, normalmente de madera escuadrada, cantidad en constante aumento

De forma general, considerando las propiedades que confieren a la madera sometida a impregnación, se puede obtener el cuadro siguiente:

Tratamientos Preventivos

La protección de la madera no solo comporta tratamientos de tipo curativo, sino también los de tipo preventivo que tienen una mayor importancia cuantitativa que los primeros.

La protección preventiva de la madera mediante su impregnación con diversos productos, es muy antigua, pudiéndose considerar como primera referencia la bíblica correspondiente al Arca de Noé, en que la madera se impregna con alquitrán o brea. Con posterioridad se emplearon sistemas de protección físicos o químicos.

La importancia de los tratamientos preventivos se ha incrementado en los últimos años, al producirse un descenso en las importaciones ocasionado por la disminución en las cortas en los países productores para conseguir mejoras medioambientales. Así, se prima una reducción en las reposiciones de este material renovable pero a su vez perecedero, la madera, lo cual tan solo se podrá conseguir con este tipo de tratamientos que incrementan su vida media de servicio.

En España, entre madera de producción nacional y de importación, se emplean más de 17 millones de m3 susceptibles en gran parte de potencial protección preventiva.

Los tratamientos preventivos de la madera mediante impregnación química, con soluciones de productos químicos protectores, son los más eficaces y económicos actualmente.

Dada la distinta microestructura de las maderas de conífera y frondosa, la penetración de las soluciones químicas protectoras en ellas presentará ciertas diferencias, teniendo en las primeras gran importancia los radios, traqueidas y canales resiníferos, mientras que en las segundas la tienen los vasos, las fibras y los radios.

El grado de protección a alcanzar será función de la especie de madera, así como del grado de agresividad del medio en que se ha de colocar, debiéndose elegir tanto el protector como el sistema de aplicación más adecuados en cada caso.

Los tratamientos preventivos se pueden aplicar a la madera desde el mismo instante del apeo del tronco, sobre madera húmeda, aunque lo más corriente es su utilización con madera seca.

La clasificación de los tratamientos preventivos de la madera, se puede realizar basándose en:

  • Grado de penetración del protector en la madera.
  • Humedad de la madera.
  • Sistema de aplicación del protector empleado.
Tratamientos preventivos basados en el grado de penetración del protector en la madera

Se diferencian los tres tipos siguientes:

  • Tratamientos superficiales.- Son aquellos con los que se logran penetraciones del protector en la madera, entre 1 y 3mm.
  • Tratamientos medios.- Son con los que se consiguen penetraciones medias del protector en la madera de 3-6mm. sin alcanzarse e175% del área impregnable.
  • Tratamientos profundos.- Con ellos se alcanza una penetración media del protector en la madera superior a175% del área impregnable.

Se aplican a la madera con un grado de humedad superior al 28 2% (punto de saturación de las fibras), es decir con agua libre en los lúmenes celulares.

Entre los sistemas más importantes se citan:

  • Pulverizado superficial.
  • Sustitución de savia.
  • Difusión.
Procesos Preventivos de Protección de Madera y Sistemas de Impregnación Química
Para Madera Húmeda
  • Sistemas Bocherie normal y modificado
  • Sistema de Banda de presión
  • Sistema Mixto
  • Sistema de Difusión normal
  • Sistema de Bandas
  • Sistema de Doble difusión
  • Sistema de Orificios
  • Sistema Cobra
Procesos sin Autoclave
  • Sistemas de Pincelado y Pulverizado
  • Sistema de Inmersión Breve
  • Sistema de Inmersión Prolongada
  • Sistema de Inmersión Caliente y Fría
Para Madera Seca
  • Sistema Ruppig
  • Sistema Doble Rupping
Tratamientos Preventivos con Madera Seca

Son los más frecuentemente realizados, pudiendo clasificarse en razón del grado de penetración del protector en la madera en Tratamientos Superficiales y Tratamientos en Profundidad, diferenciándose los siguientes sistemas:

  • Tratamientos superficiales
  • Pincelado Pulverizado Inmersión Breve.
  • Tratamientos por unidad
  • Sin empleo de autoclave: Inmersión Prolongada. Inmersión Caliente y Fría.
  • Con empleo de autoclave:
  • Utilizando presión: Sistema Rupping (sencillo y doble) Sistema Lowry
  • Sistema Alternativo Sistema Oscilante Sistema Bethell
  • Sin empleo de Presión: Sistema Vacío-Vacío (Vac-Vac)
Tratamientos Superficiales

Son aquellos que permiten alcanzar penetraciones máximas del protector en la madera de 3mm. de profundidad. Los sistemas de aplicación que se encuadran en estos tratamientos, son: Pincelado, Pulverizado e Inmersión Breve.

Pincelado.- La aplicación del protector a la superficie de la madera, se realiza mediante brocha o pincel, dándose normalmente 3 manos dejando secar entre ellas. De esta forma se alcanzan unos grados de absorción sólida del protector en la madera comprendida entre los 150 y 250 gr./m2.Con maderas de baja permeabilidad se puede alcanzar una penetración máxima de 1mm. mientras que con las más permeables se llega hasta los 2 - 3mm.
Tan solo se crea una delgada capa tóxica superficial, debido tanto a la resistencia que opone la madera a la penetración del protector como a la escasa cantidad de este aplicada.
La madera deberá estar seca y mostrar unas superficies limpias, con el "poro abierto", pues en caso contrario, los grados de absorción y penetración del protector serán inferiores a los ya de por sí bajos que se logran con este sistema. Los protectores en disolvente orgánico, dado su mayor grado de penetración y menor de deslave que el resto de protectores a igualdad de factores incidentes, serán los empleados preferentemente.
Aún cuando presenta un bajo coste de aplicación, la protección que confiere este sistema a la madera es muy bajo, lo que limita su campo de empleo, no debiendo utilizarse con madera a situar en lugares húmedos o a la intemperie, sometida a cambios bruscos de temperatura, que puedan dar lugar a fendas superficiales, dejando al descubierto áreas sin proteger.

Se puede utilizar en los casos siguientes:

  • Madera de carpintería constructiva de escaso grosor, situada en áreas secas interiores. El protector a utilizar debe contener principalmente un insecticida, dado que la incidencia xilófaga principal se debe a los insectos en las mencionadas áreas.
  • En incisiones, cortes y orificios realizados finalmente en maderas ya impregnadas protectoramente de forma incompleta.
  • Madera situada a la intemperie, siempre que se reitere el proceso periódicamente, asumiendo en todos los casos el peligro de agresión que el medio presenta.

Pulverizado.- Se puede realizar bien manualmente bien mediante túnel de pulverizado. Con la primera de las formas citadas se consigue un grado de protección semejante al logrado con el pincelado, obteniéndose penetraciones del protector en la madera semejantes con tres "manos" de pincelado que con una de pulverizado. En el caso del pulverizado en túnel, la madera es arrastrada mecánicamente, pasando longitudinalmente a lo largo del túnel donde existe un juego de boquillas orientadas de forma que todas las caras de la madera puedan ser impregnadas. El exceso de producto que pueda escurrir de la madera, será recuperado tras su filtrado. La velocidad de avance de la madera en el túnel es normalmente de unos 30 m/min.
Se emplean los mismos protectores y para las mismas especies de madera que en el caso del pincelado. Una de las aplicaciones de mayor importancia que presentan los sistemas de pincelado y pulverizado, es la protección de la madera frente a la fotodegradación solar (rayos UV, deslignificantes), utilizando productos químicos tipo Lasur con pigmentos específicos. Algunos lasures presentan en su composición, un elemento hidrófobo (resina alquílica o acrílica), pigmentos absorbentes de los rayos UV, así como elementos insecticidas o/y fungicidas. Se presentan en dos modalidades, en fase disolvente y en fase acuosa. Los lasures en fase disolvente emplean como tal hidrocarburos alifáticos y aromáticos, como pigmentos antifotodegrandantes usan OFe, como insecticidas piretrinas y como fungicida isotiazonas. Los lasures en fase acuosa, son dispersiones o emulsiones más adherentes y permanentes que los anteriores y contienen, polímeros acrílicos, parafinas (antiespumantes), ceras (hidrófugas), etc.
También como productos superficiales aplicables a la madera mediante pincelado o pulverizado, se emplean barnices y pinturas que poseen en su composición elementos insecticidas y/o fungicidas, así como pigmentos antifotodegradantes (filtros de UV), presentando el inconveniente para toda protección de la madera de formar una capa susceptible de pronta fractura si la madera queda sometida a la intemperie. Esto no es inconveniente para la madera situada en interiores, que en muchas ocasiones se protege contra el fuego mediante la aplicación de protectores ignífugos de capa superficiales con estos sistemas.

Inmersión Breve.- Sistema consistente en sumergir totalmente la madera en un baño de solución del protector, a temperatura ambiente y durante un período de tiempo comprendido entre varios segundos y 10 minutos como máximo. Tras la inmersión, la madera se somete a un proceso de secado a fin de evacuar el disolvente.
Se emplean protectores en disolvente orgánico e hidrosolubles principalmente.
Es adecuado para emplear con madera de carpintería y construcción a colocar en ambientes de escasa agresividad.

Tratamientos en Profundidad
Tratamientos sin empleo de autoclave

Inmersión prolongada.- Sistema semejante al anterior del que se diferencia por el mayor período de tiempo que la madera permanece sumergida en la solución del protector, siempre superior a los 10 minutos pudiéndose alcanzar semanas o meses.
En el momento inicial de la inmersión la madera absorbe gran cantidad de producto químico, llenándose superficialmente los vasos abiertos al serrarla. Con posterioridad, las absorciones y penetraciones de la solución serán funciones de la raíz cuadrada del tiempo de inmersión.
Con madera adecuadamente seca conviene emplear protectores en disolvente orgánico, mientras que si presenta un grado de humedad cercano al punto de saturación de las fibras es más adecuado utilizar protectores hidrosolubles.
Sometiendo bien la madera, bien la solución de protector a calentamiento, se consigue incrementar el grado de penetración del protector en aquella.
Aún cuando es un sistema sencillo y barato, presenta el inconveniente del dilatado tiempo de ejecución lo que le ha hecho prácticamente inviable a nivel industrial.

Inmersión Caliente y Fría.- Sistema que mejora el anterior, tanto en lo referente al tiempo de ejecución como al grado de protección conferido a la madera.
Consiste en introducir la madera, de forma sucesiva, primero en un baño caliente y posteriormente en otro frío de solución de protector, aunque actualmente se contemplan variaciones respecto a este esquema clásico.
En la inmersión caliente el aire tiende a salir del interior de la madera en forma de burbujas, aunque no en su totalidad. En la inmersión fría el protector tiende a ocupar los lugares internos de la madera anteriormente ocupados por aire, a la par que el resto de aire interior, no evacuado anteriormente, se tiende a contraer debido a la menor temperatura facilitando aún más la impregnación por la solución líquida del protector.

La efectividad del sistema es función de:

  • Diferencia de temperatura entre los baños caliente y frío.
  • Período de tiempo de inmersión de la madera en el baño frío.
  • La cuantía de los períodos de inmersión tanto en baño caliente como en el frío, dependerán de las características de la madera, del protector utilizado (elementos activos, viscosidad, concentración de la solución, etc.), así como del grado de protección a alcanzar. Generalmente el sistema se adapta a un período de 24 h.
  • Para conseguir altos grados de penetración y bajos de retención del protector en la madera, tras la realización del proceso se la puede someter a un nuevo baño caliente.
  • La madera en ciertos casos se podría emplear con altos grados de humedad.
  • Los protectores a utilizar, pueden ser de distintos tipos aún cuando los de mayor efectividad son los hidrosolubles.

La mayor ventaja que este sistema supone, es el elevado grado de protección que proporciona a la madera en un corto espacio de tiempo, mientras que los principales inconvenientes que presenta son:

  • Empleo en ciertos casos, tan solo de protectores hidrosolubles, al presentar los protectores en disolvente orgánico una menor efectividad.
  • Necesidad de una instalación fija con elementos calefactores.
  • Existen diversas variantes del sistema, pudiéndose citar:
  • Calentamiento de la madera con el protector y posterior enfriamiento en el mismo recipiente.
  • Semejante respecto al baño caliente pero pasando la madera a otro recipiente con el protector frío.
  • Semejante respecto al baño caliente pero sustituyendo el protector caliente por otro a temperatura ambiente, en el mismo recipiente.
  • Baño caliente con agua hirviendo y posterior paso de la madera a un recipiente con protector a la temperatura ambiente.

Esta última variante es la de mayor empleo con protectores hidrosolubles, pues se pueden lograr las mayores diferencias de temperatura entre los baños caliente y frío (100 a 24°C.).
En ciertos casos se ha sustituido el baño caliente por un proceso de vaporizado a alta temperatura, pudiéndose utilizar protectores en disolvente orgánico.
La inmersión caliente y fría, actualmente tan solo se utiliza en medios rurales, donde no existen plantas autoclave de mayor efectividad en cuanto a cantidad de madera tratada por unidad de tiempo.

Tratamientos con empleo de autoclave

El empleo del autoclave ha supuesto el mayor avance conocido en el campo de la protección de la madera mediante su impregnación química, siendo la única forma de conseguir elevados grados de penetración y retención en maderas secas de bajo grado de permeabilidad.

Las plantas industriales autoclave para la protección química de la madera, presentan unos elementos principales y otros secundarios, citándose entre los primeros:

Cámara de tratamiento.- Metálica y capaz de aguantar presiones internas de hasta 20 K/cm2 y vacíos de 700mm. Hg. Conviene que posea tubos de calefacción por vapor en su interior. Su forma y dimensiones son muy variadas, presentando las más modernas forma de prisma rectangular, adecuada para poder tratar mayor cantidad de madera escuadrada en cada operación, mientras que las antiguas son cilíndricas, más indicadas para madera en rollo. Las longitudes fluctúan entre los 30 y los 5 m. aunque actualmente, no se construyen de más de 12m., con una capacidad máxima de 5-6 m3.

Bomba hidráulica.- De impulsión, capaz de alcanzar presiones elevadas en cortos períodos de tiempo.

Bomba de vacío.- Con un colector condensador intercalado en el conducto de la cámara de tratamiento a la bomba, a fin de poder condensar los vapores extraídos de la cámara, y así recuperar disolvente y evitar potenciales daños a la bomba.

Compresor de aire.- Necesario para la realización de ciertos sistemas que necesitan inyectar aire a presión en la cámara de tratamiento en algún momento del proceso.

Caldera de vapor.- Necesaria para realizar el calentamiento de la madera o de la solución del protector una vez en el interior de la cámara de tratamiento.

Como elementos auxiliares, se pueden citar, manómetros, vacuómetros, termómetros, válvulas de seguridad, filtros medioambientales, controles por ordenador de las distintas variables que integran las cédulas de tratamiento, etc.
Actualmente en modernos autoclaves se han introducido "Coronas" de boquillas de pulverización del protector.

Penetración del protector en la madera sometida a tratamiento en autoclave obtenida mediante cortes transversales o aplicación de la barrena de Pressler a la madera impregnada y posterior empleo de reactivos colorimétricos del protector empleado.

La Ley de Darcy que rige la penetración de la solución del protector en el elemento poroso madera, en el caso de ser sometida a impregnación en autoclave, presenta una cierta variación en relación con la fórmula tradicional ya citada con anterioridad, debido principalmente a las presiones actuantes quedando:

dP l d t =( c + a - a ' ) l P

donde , P . . . . . . . . . Penetración
q1 . . . . . . . . Permeabilidad de la madera
q2 . . . . . . . . Viscosidad protector
c . . . . . . . . . Presión capilar
a . . . . . . . . . Presión aplicada en el autoclave
a' . . . . . . . . . Presión del aire en interior de la madera

siendo no despreciable sobre todo en el caso de sistemas en los que no se realice un vacío inicial, aunque en ningún caso se pueda comparar con la suma de c+a.

Un adecuado designio de la planta de tratamiento de la madera por impregnación química, es de gran importancia, sobre todo si aquella se encuentra integrada en un proceso industrial de mayor entidad. La instalación debe permitir impregnar adecuadamente la mayor cantidad de madera en el menor tiempo posible, con una seguridad máxima para los empleados y para el medio ambiente, por todo lo cual se deberán de tener presentes los puntos siguientes:

  • Máxima destreza del personal.
  • Adecuado dimensionamiento de la cámara de impregnación de la madera así como de los accesos a ella.
  • Instalación general de la maquinaria, de forma que no se produzcan pérdidas de tiempo, diferenciándose tres áreas:
    • Cámara de tratamiento y tanques de protector. Área de almacenaje de la madera sin tratar. Área de la madera impregnada.
    • Perfecto mantenimiento de válvulas y elementos medidores.
    • Conocimiento del costo de la energía utilizada en los procesos, por cada elemento consumidor.
Con empleo de presión

Se pueden diferenciar sistemas de célula vacía y de célula llena, aún cuando ambos términos no los definen adecuadamente.
Los sistemas de célula vacía no tienden a facilitar inicialmente la entrada del protector en la madera mediante la realización de un vacío y presentan una serie de ventajas, entre las que se pueden citar:

  1. No incrementan excesivamente el peso de la madera.
  2. No se producen exudaciones posteriores del protector.
  3. Se logran altas penetraciones con retenciones inferiores.
Sistemas de Célula Vacía

Los sistemas de mayor empleo encuadrados en este grupo, son: Rupping, Lowry, Oscilante y Alternativo.

Sistema Rupping

Presenta las fases siguientes:

  1. Introducción de la madera en la cámara de tratamiento y cierre de ésta.
  2. Inyección de aire a presión en la cámara de tratamiento.
  3. Introducción de la solución del protector, con una presión superior a la existente en el interior de la cámara y a la par incremento de la presión, hasta alcanzar la denominada "Presión de Trabajo" , y mantenimiento de esta. La madera quedará totalmente cubierta por la solución del protector. (La cuantía y el tiempo de mantenimiento de la "Presión de Trabajo" dependerá tanto de la especie de madera como del grado de protección a alcanzar. Se pueden alcanzar presiones de trabajo próximas a los 12Kgr/cm2, aunque en condiciones normales, no se suelen sobrepasar los 7-8 Kgr/cm2).
  4. Restablecimiento de la presión atmosférica.
  5. Evacuación del protector existente en la cámara que no absorbió la madera.
  6. Aplicación de un vacío a fin de dejar limpia la madera en todas sus superficies y extraer el exceso de protector absorbido anteriormente por ella.
  7. Restablecimiento de la presión atmosférica y posterior evacuación del protector extraído de la madera, en la fase anterior.
  8. Extracción de la madera impregnada de la cámara de tratamiento.

Se utiliza preferentemente con creosota para la impregnación de madera en rollo (postes, vallados, etc.) así como para la de traviesas de ferrocarril.

  • Tiempo (min.)
  • Gráfico de presiones tiempos
Sistema doble Rupping

En el caso de maderas de grosor importante, generalmente de frondosa, se puede emplear este sistema sometiendo a la madera tras un primer Rupping a otro en el que se utiliza una presión de aire (antes de introducir la solución del protector en la cámara de tratamiento) superior a la empleada anteriormente. De esta manera se consiguen mayores penetraciones sin que se incrementen los grados de retención, pudiéndose alcanzar los 150 Kgr/m3.

Sistema M.S.U.

Variante del sistema Rupping en que se utilizan protectores hidrosolubles de As, Cu y Cr y que presenta como principal característica un importante grado de fijación del protector a la madera en un corto tiempo.
Semejante en todo al sistema Rupping, hasta el término de la fase de presión de trabajo, en que se evacua el protector y sustituye por agua caliente a 80115°C, manteniéndose así (con la presión de trabajo) entre 2 y 6 horas, según la especie y dimensiones de la madera. Posteriormente se extrae el agua, manteniéndose la presión. Una vez realizado esto, se retorna a la presión atmosférica, sacándose posteriormente la madera de la cámara de impregnación.

Sistema Lowry

Sistema parecido al Rupping, pero del que se diferencia esencialmente por no utilizar aire a presión inicialmente con anterioridad a la introducción del protector en la cámara de tratamiento.

Sin empleo de presión

El sistema de impregnación química protectora de la madera más importante, de los que no utilizan presión, es el denominado Vacío-Vacío o Vac-Vac, utilizado principalmente para maderas de permeabilidad media . Presenta las fases siguientes:

Tiempo (min.)
  • Introducción de la madera en la cámara de impregnación y cierre Gráfico presiones tiempo de ésta.
  • Realización de un vacío inicial.
  • Llenado de la cámara de impregnación con la solución del protector, en su totalidad, hasta quedar la madera sumergida en ella.
  • Retorno a la presión atmosférica y mantenimiento de la madera en estas circunstancias durante un cierto período de tiempo, en relación con el grado de protección a alcanzar (período de inmersión).
  • Evacuación del protector sobrante de la cámara de tratamiento.
  • Realización de un segundo vacío, de intensidad y tiempo de mantenimiento superiores a los del primero.
  • Restablecimiento de la presión atmosférica y evacuación del protector extraído de la madera con el 2° vacío.
Extracción de la madera impregnada de la cámara de tratamiento

Normalmente se emplea con protectores en disolvente orgánico y preferentemente con el protector Vac-sol de características insecticidas, fungicidas y repelentes del agua.
La madera así impregnada, se debe dejar secar, a fin de permitir la evacuación del disolvente, un mínimo de 15 días para escuadrías de 5 cm. y maderas de densidad media, tras lo cual se puede proceder a pintar o barnizar.

Dado que el disolvente empleado tiene un cierto precio, conviene si ello fuese posible su recuperación para lo cual se han desarrollado una serie de variantes de los sistemas, pudiéndose citar a modo de ejemplo el calentamiento durante 2 horas con aire caliente, de la madera impregnada en la cámara, pudiéndose recuperar parte de disolventes tales como el cloruro de metilo.
Como variante del sistema Vacío-Vacío, se cita el denominado SpeudoVacío-Vacío que se diferencia del primero, en la aplicación de una presión máxima de 2 Kg/cm2 en la fase intermedia entre los vacíos inicial y final (período de inmersión).


Planta de impregnación de madera mediante el sistema Vacío-Vacío, de sección circular (antigua)

Otro sistema de impregnación química preventiva de la madera, en autoclave y sin el empleo de presión, es el modernamente empleado para piezas de carpintería exterior e interior (ventanas, puertas, etc.) y que presenta las siguientes fases:

  • Introducción de la madera en la cámara de impregnación y cierre de ésta.
  • Realización de un vacío inicial.
  • Pulverización del protector, nebulizado mediante boquillas colocadas de forma que cubran la totalidad de las superficies de la madera.
  • Retorno a la presión atmosférica.
  • Extracción de la madera tratada.

Planta de impregnación de madera mediante el sistema Vacío-Vacío, de sección rectangular (moderna).

Como principales ventajas del sistema, se citan:

  • Se puede emplear cualquier tipo de protector.
  • Se pueden efectuar de 2 a 3 ciclos / hora.
  • Tan sólo necesita 60-701. de protector inmovilizado en tanque.
  • No produce emisiones tóxicas.
  • No se producen evaporación del disolvente del protector.
  • Se gasta menos cantidad de producto.

Como desventaja se indica el grado de penetración del protector en la madera inferior al logrado con otros sistemas de autoclave.

En el siguiente cuadro y a modo de ejemplo se incluyen algunas células de impregnación, realizadas por el autor, para distintas especies de madera; con escuadrías de 5x5 cms., con el protector hidrosoluble de As, Cu y Cr, Tanalith C y el orgánico de dióxido de tributilo estañado, Vac-sol. Tras este cuadro se adjunta otro en el que se relacionan el sistema de tratamiento protector empleado con el tipo de protector a utilizar.

Tipo de Protección Sistema de Tratamiento Tipo de Protector
Superficial
  • Pincelado.
  • Pulverizado.
  • Inmersión breve.
Frecuentemente en Disolvente Orgánico.
Medio
  • Inmersión Prolongada.
  • Desplazamiento de savia.
  • Autoclave: Vacío-Vacío.
  • Vacío-Presión.
  • Hidrosolubles
  • Hidrosolubles
  • En Disolvente Orgánico
  • Hidrosolubles y en Disolventeorgánico
Profundo
  • Inmersión Caliente y Fría.
  • Difusión.
  • Autoclave: Vacío-Vacío.
  • Vacío-Presión.
  • Hidrosolubles
  • Preferentemente Hidrosolubles
  • En Disolvente Orgánico e Hidrosolubles
  • Hidrosolubles y en Disolvente Orgánico